dimecres, 8 de novembre de 2017

Diego Galán

Frecuentemente hay más que aprender de las preguntas inesperadas de un niño que de los discursos de un hombre (John Locke)